La cafeína y el embarazo: ¿Cuándo es demasiada?


Una de las primeras cosas que la mayoría de nosotros las mujeres nos preparamos es para decir adiós a la buena figura, y a la vez que ver esas dos líneas de color rosa en nuestras pruebas de embarazo que nos tornan las mujeres más felices del mundo.

Muchas mujeres detendrán su hábito a la cafeína de golpe por el puro miedo de hacer algún tipo de daño a la nueva vida que crece dentro de ellas. Estas mujeres son las que renuncian a tomar o comer cualquier cosa que tenga cafeína como café y refrescos cola y hasta incluso el chocolate.

Pero habremos algunas mujeres que no vamos a renunciar totalmente a la cafeína, pero si disminuir su consumo. Aquí es donde saber cuánto es suficiente, es de vital importancia saber. En lugar de beber cinco tazas de café al día, podríamos reducir a por lo menos dos tazas de café al principio y solo quedar con una taza.

Nuestras madres y abuelas probablemente nos dicen que bebieron la misma cantidad de cafeína embarazada como lo hicieron cuando no estaban embarazadas y sus hijos resultaron bien. Sin embargo mucha más investigación se ha hecho desde su tiempo y los estudios muestran que el exceso de cafeína puede causar algunas complicaciones, como parto prematuro y / o de bajo peso al nacer.

Los médicos están diciendo a sus pacientes de que una cantidad moderada de cafeína no dañará a sus bebés. A pesar de que la cafeína atraviesa la placenta, cualquier cosa menos de 300 miligramos al día (una taza de 8 onzas de café fuerte) no hará ningún daño. Algo más de 300 miligramos pone en riesgo al bebé y los estudios también han demostrado que las mujeres que beben más de 300 miligramos de cafeína al día durante el primer trimestre tienen un riesgo ligeramente mayor de un aborto involuntario.

Los estudios también han demostrado que las mujeres que toman más de 500 miligramos de cafeína al día tenían bebés que tenían el pulso más rápido y respiran más rápido. Estos bebés también pasaban más tiempo despierto en sus primeros días de vida en lugar de estar tranquilos y dormir mucho que es lo habitual en los bebes recién nacidos.

Hay una serie de otras razones por las que las mujeres podrían querer recortar la cantidad de cafeína que toman durante el embarazo.

Para empezar, no tiene ningún valor nutricional. Si existe algun momento en la vida para que seamos conscientes de nuestras necesidades nutricionales es cuando estamos embarazadas. En segundo lugar, la cafeína es un estimulante que aumentará su ritmo cardíaco y puede causar insomnio y dolores de cabeza que se puede aumentar un poco la presión.

En tercer lugar, la cafeína puede causar ardor de estómago. Si ha estado embarazada sabes que muchas veces la acidez puede ser una carga pesada y si tomas cafeína, lo que harás sera empeorar la situacion. Por último, es un diurético que significa que puede provocar la pérdida de fluidos que pueden ponerlo en riesgo de deshidratarse.

Si bien no es necesario que renuncies a toda la cafeína durante tu embarazo, debes aprender cómo beber con moderación o no beber en absoluto. Si no te puedes manejar con una sola taza de café al día, entonces lo mejor puede ser no beber nada de café. Seguir con refrescos libres de cafeína e incluso el café descafeinado.

Recuerde sin embargo que el café descafeinado todavía contiene pequeñas trazas de cafeína por lo que debe asegurarse de tomar esto en consideración.