,

La amibiasis


Este es uno de los problemas parasitarios más comunes en nuestra nación, se calcula que 9 de cada 10 personas en México lo padecen en algún momento. Los síntomas son debilidad, cansancio, dolores de cabeza, cólicos estomacales, intermitencia entre ganas de comer e inapetencia, mucosidad en las heces fecales, y cuando avanzado diarreas que incluso pueden presentar sangre.

Existe un buen número de plantas que nos ayudan a eliminar este molesto problema pero entre ellas destaca el "chaparro amargo" ó "bisvirinda", ya que su efectividad ha sido comprobada clínicamente y sus efectos colaterales son nulos por lo que lo pueden utilizar personas de todas las edades y condiciones de salud.

La "bisvirinda" ó "chaparro amargo " crece en lomeríos o faldas de cerros del noreste de México y sureste de los Estados Unidos, comúnmente en suelos pedregosos.

Desde antes de la colonia, los indios del desierto utilizaban cuidadores a domicilio contra el alzheimer y fiebres, cólicos estomacales y en cuadros de tipo disentérico. Las observaciones hechas sobre el uso de esta planta contra problemas de amibiasis han revalidado su acción.

Alrededor de 1883, Nixon, en los Estados Unidos, trata un cierto número de casos de amibiasis con de cocciones de "chaparro amargoso", logrando una curación completa en todos ellos. El Dr. Francisco Jacobo, en su tesis profesional, en Guadalajara (1929), menciona siete casos de disentería amibiana tratados con chaparro amargoso y con resultados favorables, y agrega que por su tolerancia, el extracto de la planta "permite un vigoroso ataque a la enfermedad por el tiempo necesario".

También en 1929, la Dra. Ana María Orzac Behnken, en su tesis, señala el tratamiento de 9 casos de poliartritis amibiana (infección del alveolo dentario ocasionada por amibas) tratados con enjuagatorios con la decocción de la Castela, en 8 de los casos "los resultados fueron completamente satisfactorios", y en uno, sólo hubo mejoría, por existir causas predisponentes como la diabetes.

Efectos secundarios que causa la emetina


La misma Dra. Orzac publica un cuadro comparativo de la Castela con la emetina (medicamento amebicida) dejando ver las ventajas de la bisvirinda pues no posee los efectos secundarios que causa la emetina así como ninguna acción irritante. En 1985 se publica otro trabajo sobre la actividad amebicida de la Castela texana (Alcantar, Rodríguez y Segura 1985). Material botánico colectado por el Biol.

Mauricio González Ferrara fué utilizado en forma de extracto etanólico, se utilizaron 25 pacientes de ambos sexos, de edad variada de 5 a 50 años con diagnóstico de amibiasis intestinal. Diez de los pacientes presentaban evacuaciones mucosanguinolientas.

El tratamiento se dividió en 2 períodos, con duración de 10 días cada uno y con un intervalo de 15 días entre ambos. Se administró la cantidad de una gota de tintura por cada 2 Kg de peso corporal, repetida 3 veces al día (se recomendó ingerirlas con agua azucarada y después de los alimentos). Los resultados indicaron que se produjo una curación clínica del 100 % y parasitológica del 84 %.

Según los resultados de este estudio, la actividad es debida a un compuesto del tipo de los simarubólidos con cetona insaturada que los autores llamaron S-228 por la absorción máxima que presenta en la región ultravioleta.

Otros de los usos que se le atribuyen a esta planta son como febrífugo, aperitivo, estimulante de la bilis, contra úlceras, cólicos estomacales y hepáticos y para aliviar la vista.